¿Con una enfermedad reumática se puede tener un embarazo normal?

Cuando se vive con enfermedades reumáticas todo se vuelve un tanto más complicado, las mujeres por ejemplo tienden a tener miedo a no poder ser madres o que esto sea un proceso demasiado complicado. Aunque a nivel médico haya una gran cantidad de avances que favorecen los síntomas, como es el caso de los factores de crecimiento Barcelona, una extraordinaria opción para los pacientes reumáticos, entre otros avances, aún hay muchos cabos sueltos.

Bien, lo primero que se debe saber es que si, una mujer con alguna enfermedad reumática, puede desarrollar un embarazo de forma normal, obviamente planificarse muy bien y controlarse correctamente.

Desde hace años se vienen realizando estudios con las enfermedades reumáticas y el embarazo a la par, esto con el fin de que las mujeres puedan tener embarazaros con toda normalidad, se está estudiando crear una rama de reumatología pediátrica.

Enfermedades reumáticas y embarazo:

La clave de todo es un buen control antes y después del embarazo, la planificación es de suma importancia. Recordemos que entre las enfermedades reumáticas se dividen en dos grupos, las inflamatorias, como lo son la artritis y artrosis y las enfermedades de autoinmunes sistémicas, como el lupus y el síndrome antifosfolípido.

En el caso de la artritis inflamatoria, el embarazo puede llevarse con normalidad y además no tendrá efectos en el niño, pero obviamente es importante tener una buena medicación, bien estipulada, y evitar la medicación pueda hacerle daño al feto.

Si una mujer tienes artritis inflamatoria, desea estar embarazada debe comunicárselo al reumatólogo, revisar de forma metódica la medicación, además cambiar si así se amerita la misma, para evitar malformaciones, cuando el centro de la enfermedad está garantizado, quedar embarazada puede ser muchísimo mas fácil.

Ahora si el embarazo, no se controla como se debe ser, puede llegar a activar las enfermedades y la experiencia no ser muy divertida, pero obviamente con un buen control, no pasara nada malo.

En lo que respecta al Lupus, en el 30% de los pacientes se da  vida a un brote durante el embarazo, lo mismo pasa en el síndrome Antifosfolípido, esta se relaciones directamente con la trombosis, si no hay un buen control pueden pasar cosas no muy agradables.

En el caso del lupus eritematoso sistémico, lo que se recomienda es que se controle la enfermedad al menos seis meses de que la mujer quede en embarazo, esto para asegurarse que no haya ningún tipo de inconveniente durante el embarazo y parto

El anticuerpo anti-Ro y anti-La,  son dos de los anticuerpos presentes en los pacientes con lupus y con síndrome de Sjogren, estos pueden llegar a producir un bloqueo cardíaco en el feto, por lo que es importante mantener un buen control antes, durante y después.

El síndrome antifosfolípido suele estar muy relacionado con la pérdida de los fetos, también con enfermedades y complicaciones con la placenta, además con una disminución del crecimiento intrauterino, estos embarazos deben ser minuciosamente monitoriados, por un buen equipo multidisciplinario.

Sin embargo todas las complicaciones que aparezcan en el camino son tratables, lo importante es la planificación minuciosa del embarazo y de la enfermedad reumática, no es necesario desanimarte, solo planificarte.